Buscar
  • JuliánRuizSáez

Decisiones que impactan en el medio ambiente.


En la naturaleza no hay residuos, sin embargo, la especie humana no sólo los genera sino que muchas veces también le damos un destino que perjudica al medio ambiente.


Tomemos un ejemplo bien cotidiano, el de la contaminación por bolsas plásticas con algunos datos:


· 500 billones de bolsas plásticas se usan por año en el mundo.

· 8.000.000 de toneladas de plásticos contaminan los océanos formando islas gigantes de plástico, siendo la inadecuada disposición final de bolsas plásticas una de las causas principales de esta contaminación. Muchísimas aves y animales marinos, como tortugas o delfines, mueren todos los años por quedar atrapados en ellas.

· 1 bolsa plástica toma segundos en producirse, se utiliza sólo desde el comercio al hogar, y después tarda más de 150 años en biodegradarse.

· Una bolsa plástica por día por persona es el uso promedio aproximado en Uruguay, cuyo destino equivocado implica una afectación al ambiente, un riesgo para la vida de muchas especies marinas y altos costos de gestión de este residuo.


Uruguay aprobó recientemente una Ley para el “Uso Sustentable de Bolsas Plásticas” ( Ley No. 19.655 del 17 de agosto de 2018), que establece el cobro de las bolsas plásticas en los puntos de venta o de entrega de mercaderías, además de la prohibición de fabricar, importar, distribuir o vender bolsas que no sean compostables o biodegradables.


Con esta ley, el consumidor deberá tomar ciertas decisiones cotidianas que pueden ser su aporte a la solución de la contaminación de las bolsas plásticas. Así el consumidor, cada vez que vaya a un comercio a comprar algo, elegirá si compra una bolsa plástica o no, si lleva un bolso reutilizable o no. Y quizás, a través de estas pequeñas decisiones se vayan cambiando los hábitos de los consumidores en beneficio del medio ambiente.


Un pasaje de una novela que leí hace un tiempo me recordó esto de las decisiones personales que afectan a nuestro entorno. Un joven, apasionado del mar y que aspira a ser biólogo, estaba conversando con su padre y se quejaba de la contaminación por plásticos abandonados en los océanos.

En un momento el joven se cuestiona:


Cómo se puede seguir consumiendo y destruyendo y pensar que no nos concierne? A quién concierne entonces? No se puede continuar de brazos cruzados.”


Su padre, que lo escuchaba atentamente, le responde:


“Lo que hay afuera no es otra cosa que el reflejo de lo que tenemos dentro. Si tratamos nuestro interior como un vertedero, no podemos pretender que el mundo que nos rodea se transforme en un jardín por arte de magia."



36 vistas

Volver al Timbó

Julián Ruiz Sáez

Phone: +598 99281144

e mail: ruizsaezjulian@gmail.com